martes, 23 de agosto de 2016

Ahora no hay libertad


El espejismo de las presuntas  diferencias

Con un idioma único empezarían a desaparecer las fobias y filias entre las distintas naciones y nacionalidades, porque no nos engañemos, lo que de verdad les hace creerse diferentes a los pueblos es el ver que hablan distintas lenguas. 

Un burdo espejismo, que disipada la insolación del millar de dialectos, dejaría en evidencia, y más claro que el agua, que todos somos iguales en lo esencial.

Ahora no hay libertad

Respecto al otro problema común. Respecto a facilitar o favorecer o no dificultar la satisfacción del instinto de placer, bastaría con dar libertad (por fin la libertad). 

Libertad (en cuanto al sexo) para pedir, otorgar o denegar, para solicitar o conceder, sin que nadie se sienta molesto, y acceder sin ofender, ni matar de celos, ni por celos, relajadamente. 

Sí, sería exactamente como hacen los animales. Pero con la ventaja que nos debe dar el mayor desarrollo de nuestra inteligencia. 

Es decir, ésta estaría también al servicio de la satisfacción del Instinto de Placer, y no como ahora, que se ha convertido, por culpa de lo que ostentosamente llamamos Civilización, en nuestro cancerbero y carcelero, al servicio de la prohibición del poderoso.

Es este tema tan sencillo y tan peliagudo de resolver como el otro. 

Sencillo porque bastaría con romper las cadenas del miedo a ser libres y probar algo distinto, y peliagudo porque de nuevo nuestra inteligencia demuestra que no es para tanto.


Del libro LA ESTAFA SEXUAL de Paco Molina, que busca editorial desesperadamente.

Hoy me ha ocurrido algo en verdad hermoso.



Hoy me ha ocurrido algo en verdad hermoso.

Iba al Hospital Provincial de Zamora a hacerme una ecografía (aunque no juego a ese juego me sobrevino una lesión conocida como “codo de tenista”).

Hacía mucho que no iba allí, tanto que me encontré con que habían quitado del mundo los pisos 3º, 4º, 5º y 6º de dicho Hospital, y seguían las obras en la entrada del mismo.

Pregunté a un trabajador, que por allí andaba, al ver que aquello parecía un campo de batalla que no permitía usar el acceso que recordaba.

Me indicó que me desviara por la ruta verde de al lado, junto al parque de Los Bloques,  y al irlo a hacer vi que una chica (¿30 años?) iba a cometer mi misma equivocación.

Se lo advertí y fuimos juntos. Cuando topamos con el lugar de Información del nuevo hospital, vi que ella también iba a ecografías.

Aunque puede que me lo dijera antes, pues aunque me trataba de usted, era muy comunicativa (delicada y agraciada). Habíamos ido bromeando  sobre dónde estaría la entrada entre tanto escombro.

Tuvimos al final que entrar, a ecografías, por donde parecía imposible (la puerta de toda la vida), como a ella le parecía.

Ella estaba citada justo delante de mí. Nada más llegar entró a la sala de ecografías. No había nadie más en el pasillo, por lo demás estrecho para como suelen ser los de los hospitales.

Cuando al cabo de 10 o 15 minutos salió, y yo me puse en pie para entrar a la sala del aparato (que supongo se llamará ecógrafo), ella le comentó a la enfermera ( a la que por cierto yo conocía de clases de salsa de hacia 3 años, que nunca la había vuelto a ver y de la que guardaba un recuerdo magnífico); bueno pues como decía, ella le comentó a la enfermera, e indirectamente a mí:

“Me voy a quedar a esperar a este señor, porque no me siento muy bien, tal vez por tanto calor y el haber estado tumbada en la camilla ”.

Durante mi estancia en la pequeña habitación del ecógrafo, entre una breve espera charlando y una minuciosa atención del doctor, supongo estuve un tiempo similar al de ella, 10 o 15 minutos.

Al salir, seguía allí, en el banco del estrecho y desértico pasillo.

Nada más verme, y a mi pregunta de si se encontraba mejor, respondió que sí y se levantó.

Volvió a justificar su malestar en base al calor y el haber estado echada.

Recibimos la fragua de un calor agobiante (dos de la tarde del 23 de Agosto) mientras ya fuera del edificio íbamos hacia la salida del complejo hospitalario.

La conversación se desvió hacia el descanso y el trabajo.

Pero, y aún no se por qué (tal vez por su manera tan espontanea de tratarme y el haberme “necesitado cerca”) el caso es que me precipité y le pregunté algo que había reprimido hacer, por lógica discreción,  cuando antes de entrar me dijo que iba a hacerse una ecografía.

Entonces le dije:

“A mi me miraron el brazo, ¿y a ti ?”.

“A mí la garganta; tengo un nódulo, y no ha disminuido. Si en tres meses no se ha ido solo tal vez me lo tendrían que quitar. Ya me quitaron uno cuando era niña”.

Le quité hierro al asunto porque creo firmemente que no lo tiene, y añadí:

“Tal vez fue esa noticia la que te produjo el malestar”.

“Tiene razón. Sí me ha preocupado”

“Estate tranquila. Mira, en la versión más antipática, que te lo tengan que quitar, resulta que sales ganado. La cirugía es lo que más ha avanzado de la medicina. Además los nódulos están muy bien delimitados y se quitan bien dejando todo resuelto. Otra cosa es que, como cuando vamos al dentista, nos impresiona nuestra propia sugestión. Hasta que salimos, en que vemos que no pasa nada y ni duele”

“Yo no tengo miedo a ir al dentista”

“Porque has ido más veces y sabes que no pasa nada y encima te deja mejor. Si te quitaras muchas veces nódulos le perderías miedo también”

“Adiós, yo me voy por aquí, a por el coche”.

Y en el mismo lugar de la calle donde nos conocimos, nuestras vidas se bifurcaron para siempre.

Pero qué sensación más inmensa y bella sentí y sentía, era una emoción de extraña felicidad la que me embargaba, por haber podido ser tan útil, por sentirla espiritualmente tan cerca de mí en apenas unos minutos.

De que “se agarrara a mi presencia” para sentirse bien, o para no sentirse mal. O por miedo. Que agradabilísima sensación que confiara tan en mi, a quien no parecía conocer de nada.

Qué hermoso fue todo. Qué hermosa esta piececita de mi vida. Que hermosa ella.

Ella no tiene nada malo, si tiene todo bueno.  Desde su forma de comunicar, pasando por su manera de usar la inteligencia, hasta la dulzura que la envolvía.

Nunca la volveré a ver. O si la veo tal vez no la reconozca.

Qué ráfaga de belleza espiritual se metió en mi vida.

Y ahora lo escribo antes de que acabe el día. Este día que ella hizo extraña y extraordinariamente bello.


Paco Molina. Zamora. 23 de Agosto del 2016

LA BENDICIÓN DE LA CORVA. (Emitido en Antena 3 Radio de Zamora)


Intervenciones de Paco Molina en Antena 3 Radio de Zamora.

Entre 1980 y 1990 diría yo. Con Pepe Bernal

En el Programa que él dirigía OPTERII 3

LA MALDICIÓN DE LA COLZA Y LA BENDICIÓN DE LA CORVA.

“Que Dios aprieta pero no ahoga” es un teorema popular de fácil verificación en muchas ocasiones.

Y una de ellas, afortunadamente, la tenemos ante nuestros ojos.

Vds. recuerdan el asunto aquel del Síndrome Tóxico, es decir del envenenamiento por ingestión de aceite de colza desnaturalizado.

Aquello fue como una maldición…..Dios aprieta…..

Pero no ahoga, y para comprobarlo comparemos aquellos días en que todos éramos unos COLZONAZOS y no nos atrevíamos a tomar, ni fresas, ni verduras, ni un vulgar chato, con estos tiempos de ahora que son como una bendición.

Nos referimos al Síndrome de la CORVA.

¡¿No es divina esta moda de faldas que se abren, a traición y por la espalda, dejando ver CORVAS a diestro y siniestro?!

Porque además, no es sólo que la CORVA sea una especie de CAVIAR femenino, es que como es una parte incontrolada y no prohibida, la dueña de la falda - abierta por la espalda y a traición- no controla, ni se preocupa, de cuántas taquicardias va produciendo; no controla, ni se preocupa, de cuántos admiradores empiezan a seguirla por la calle de la Amargura.

¡Queridas y queridos radiorejas! Es evidente.

Tras las 7 vacas flacas de la COLZA, estamos ante las 7 vacas gordas de la CORVA.

Así que ¡¡no te encorves!!.

Mira lo que veas, consigue lo que puedas, y, no te quepa duda…Si un desconocido te regala flores, es que tienes unas corvas de impresión.

Así que, preciosa, con permiso, este tunante se encorva a tus pies. Es la mejor forma de ir ENCORBATADO.


Palabra que bien del griego y significa: Atado a tus CORVAS 

Por un mismo idioma .


Por un mismo idioma .
       
Otro problema común (que tiene que ver con el Instinto de Supervivencia) es el de la comunicación. 

Para conseguirla plenamente  lo ideal es que todo el mundo use el mismo idioma. 

Sin embargo, y dentro de los  Mandamientos del Pensamiento Único, se encuentra la Humanidad con este acontecimiento en verdad chocante. 

Resulta que lo que es una fatalidad (que no todos los pueblos hablen la misma lengua) ahora está de moda considerarlo como un enriquecimiento cultural. Inaudito.

Que alguien aprecie la lengua que aprendió de sus padres es natural ¡porque es lo más cómodo del mundo! (no por otra cosa). 

Que uno quiera que la lengua que él habla la hablen el mayor número de personas, es también natural, y lo es también ¡porque así resulta todo más fácil!. Y más eficaz. 

Porque la eficacia del lenguaje está en que permita comunicarse ¡con el mayor número de seres posibles!.

Tener una lengua muerta, o porque ya no se use o porque la usen tan pocos que apenas presenta utilidad, no enriquece a nadie, y sí, más bien, es un inconveniente.

Esto está tan claro que cualquiera de los que cantan la gracia de que existan mil lenguas, dan por sentado que está mejor preparada (para la vida) la persona que conoce mayor número de idiomas. 

¿Y por qué? cabría preguntarles. 

Y ellos en su sabiduría responderán: “Porque cuántas más lenguas se dominen será mejor para encontrar trabajo, para relacionarse, para adquirir conocimientos, para estrechar lazos y sentimientos, en resumen para vivir”.

Fantástico. Pues entonces ¿no sería lo lógico que los Organismos Pertinentes elaboren un plan para que en 40 o 50 años toda la Humanidad hable un mismo idioma?.

 Las ventajas últimas serían innegables (absolutamente mejor para toda la Humanidad en cuanto a comunicación, proximidad afectiva y perspectivas) pero incluso  las ventajas iniciales saltan a la vista, al suponer eso la alfabetización de todas las gentes.

Mas, hay más, una vez conseguida esa lengua común a todos los humanos, se ahorrarían ingentes cantidades de energía, humana y física, al poder suprimir la enseñanza y aprendizaje de idiomas.
    
Convendría decir, como de las religiones, que ninguna lengua sería prohibida, pero su uso y mantenimiento no sería una carga de todos y sí únicamente el vicio de unos cuantos.


Del libro LA ESTAFA SEXUAL, de Paco Molina, que busca editorial desesperadamente.

Tolerancia.


Tolerancia.

A las religiones no habría que perseguirlas. 

Bastaría con no subvencionarlas, ni reirles las gracias. 

Por lo demás, en cuanto tuvieran que predicar pagándose ellas los predicadores, y por encima de todo, cuando las gentes, incluidos los mil y un clérigos de tantas doctrinas, comprobaran que también tenían que hacer ese mínimo de trabajo imprescindible, y que luego encontrarían la libertad de verdad, pronto verían esfumárseles la vocación.

Del libro LA ESTAFA SEXUAL de Paco Molina, que busca editorial desesperadamente.




lunes, 22 de agosto de 2016

LA OTRA CARA DE LA TUNA


Intervenciones de Paco Molina en Antena 3 Radio de Zamora.

Entre 1980 y 1990 diría yo. Con Pepe Bernal

En el Programa que él dirigía OPTERII III

LA OTRA CARA DE LA TUNA

Buenas, amigos radio-orejas.

Reciban el primer saludo de El Cirineo.

¿Qué quién es el Cirineo?.

Cirineo, el Cirineo es quien les habla, el Cirineo es, como su nombre indica, quien pretende ayudarles a llevar “esa cruz con la que todos hemos de cargar”.

Así que todos los días que podamos aquí estaremos, y si algún día fallamos, no se queje, también fallará usted algún día.

¿Qué cómo podemos ayudarle a Vd. a llevar sus cruces, sus problemas? 

Pues muy fácil, pensaremos que Vd. es normal, y palante.

Así que, con nosotros, oyendo el Cirineo, Vd. verá las cosas desde otro ángulo, y además le vamos a comentar todo lo que nos parezca, sea o no, noticia, sea o no, política, sea o no, lo que Vd. espera.

Ya que el Cirineo se ofrece a ayudarle a llevar la Cruz, ¿no pretenderá Vd. decirle cómo debe cargarla; verdad?

Así que ya lo sabe, todas las mañanas un buen desayuno, un buen aseo y El Cirineo.

Y no olvide nuestro lema: “Ante todo, serenidad, y ante ná, ANTENA 3”

¿Le gusta esa idea? Bueno, pues no van a ser así las cosas en “La Otra Cara de la Tuna”.

En “La Otra Cara de la Tuna” el tunante que les habla no será el Cirineo, porque su cruz la debe llevar Vd., entre otras cosas porque a lo mejor le gusta.

No; en “La Otra Cara de la Tuna” vamos a hacer todo lo que podamos, o sea todo, porque nadie nos ve, y porque ningún sordo nos oye.

Así que hoy y para empezar, un consejo:

¿Sabe cómo levantarse “con buen pié”?

Ligándose la noche anterior a Bo Derek, que tiene unos buenos pies, de rechupete, y es lo que menos se parece a un callo.

Vale, pues hasta mañana una orgía, y recuerde: “ante todo, serenidad, y ante nada, Antena 3”.

Una canción.

*¿En qué se parece la mujer del Vicepresidente del Gobierno a Reagan?.

En que suelen levantarse en pie de Guerra

Nota: Alfonso Guerra debía ser Vice del Gobierno de Felipe González (PSOE).

Una canción.

Importante, según las últimas encuestas del CISCO, los mejores amantes son los callistas. Los hechos cantan, 9 de cada 10 mujeres que conviven con un callista se levantan con buen pie.

Y bien, "pies para qué os quiero".
-----------------------------------------------------------------------------------





Contra la competitividad.


Contra la competitividad.

El “hoy por ti, mañana por mi” volvería a tener vigencia, al desaparecer la competencia; que es la forma de guerra entre capitalistas en periodos de paz, transmutando soldados en obreros y muertes en combate en parados, por eso de tener que ganar la batalla del mercado

Con la particularidad de que el ejército vencedor también sufre bajas (despidos, inseguridad en el trabajo, menores salarios,....) porque así lo exigen los sesudos estudios económicos.

La competitividad es ese absurdo capitalista por el cual crear riqueza no es que donde no hubiera nada aparezca un tomate, sino en ver quien lo vende más barato.

Todo esto se podría hacer con o sin dinero. 

Pero como todavía las mentes no dan de sí lo suficiente, pues acéptese que se vaya haciendo con dinero (o tarjetas) al principio. Pero sin permitir la acumulación, ya que ésta conduce al Capital, el Capital al afán de multiplicarlo, la multiplicación a la adquisición de Poder, y el Poder a la aberración de decir y decidir quien trabaja y quien no.

Si lo dicho parece utópico, recuérdese,  pronto o tarde habrá que elegir:


UTOPÍA O MIOPÍA.

Del libro LA ESTAFA SEXUAL, de Paco Molina, que busca editorial desesperadamente.